loading
0

Agilizar la producción de Armazones gracias a los chips RFID

En Francisco Pérez Armazones, nuestro principal objetivo es garantizar la máxima calidad de nuestros productos, por lo que dirigimos todos nuestros esfuerzos por conseguirlo. Cada día intentamos renovarnos y adaptarnos a las necesidades y demandas de nuestros clientes con el fin de ofrecer armazones elaborados con la mejor calidad y precisión posible. Y para renovarnos es necesario estar al día con los avances tecnológicos que salen al mercado y, en la medida de lo posible, incluirlos en nuestro modo de trabajo.

Somos conscientes de que de la tecnología utilizada también depende la calidad del resultado. En nuestra fábrica de armazones fusionamos el trabajo artesanal con las últimas novedades en maquinaria. Es por ello que en breve vamos a introducir una tecnología que va a permitirnos agilizar los ritmos de producción: los chips RFID, que nos facilitarán la identificación de piezas, en nuestro caso de armazones.

¿Qué son los chips RFID?

Los chips de identificación por radiofrecuencia o RFID (del inglés Radio Frequency Indentification) son un sistema que transmite la identidad de un objeto de forma inalámbrica mediante ondas de radio. Estos chips están encapsulados en un tipo de material que lo cubre, como puede ser papel, plástico, polietileno, poliamida, cartón o espuma, junto con el adhesivo necesario para su aplicación. De esta manera los chips adquieren la forma de etiqueta que permite que se peguen en objetos o productos para identificarlos automáticamente.

Estos elementos son uno de los sistemas más utilizados en la actualidad para el control de datos de los productos de manera individual y están agrupados bajo la categoría de tecnologías de identificación automática.

¿Cómo funcionan los chips RFID?

Los sistemas de identificación RFID por pieza están formados por tres componentes:

  • Una antena: permite la transferencia de información desde el producto hacia cualquier receptor del tipo RFID. Emite señales de radio para activar la etiqueta y poder registrar datos en ella.
  • Un transmisorreceptor (con decodificador) que lee la información de la etiqueta.
  • Un transpondedor (normalmente llamado de RF) que, electrónicamente, es programado con una determinada información.

El funcionamiento de este tipo de sistema consiste en la lectura de la información almacenada en el transpondedor por un lector RFID, que es el encargado de captar la información para luego enviarla a una aplicación informática específica y transformar los datos en archivos digitales. El lector emite ondas de radio en intervalos de entre una y más pulgadas para que, cuando una etiqueta RFID pase a través de la zona electromagnética, detecte la señal del lector de activación.

Los datos transmitidos por la etiqueta pueden proporcionar información de identificación, localización y detalles sobre el producto etiquetado (precio, color, fecha de compra, etc.).

¿Por qué incluimos chips RFID en Armazones?

Desde Armazones hemos decidido incluir la tecnología RFID en nuestra empresa porque nos reportará los siguientes beneficios:

  • Es una solución de identificación permanente y sencilla de todo tipo de piezas para asegurar su rastreabilidad, así como para poder consultar y guardar datos de proceso, intervalos de mantenimiento o propiedades de los componentes.
  • Las etiquetas y sus chips resisten las virutas, el calor (hasta 100 grados), los aceites y la suciedad, entre otras condiciones de trabajo.
  • El chip puede almacenar hasta 2 kilobytes de datos, por lo que es posible incluir una gran cantidad de información relacionada a la pieza.
  • Sencillo y práctico uso.
  • Es una alternativa a los códigos de barra, pues puede ser usado en piezas donde esta tecnología no es eficiente.
  • Garantiza una identificación clara de diversos componentes o de piezas individuales dentro de un conjunto mayor.
  • Gran durabilidad.
  • Los datos que transportan los chips pueden ser enviados a una base de datos global que puede ser consultada desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento siempre que se disponga de conexión a Internet.
  • Actualmente esta tecnología es la forma más inmediata y precisa que existe para identificar y localizar de forma automática cualquier tipo de producto. De esta manera se aceleran los tiempos de producción gracias a un mejor funcionamiento y rapidez en la cadena de abastecimiento.
  • Se mejora la gestión de almacenes, ya que el personal encargado de las reposiciones en es capaz de conocer con exactitud y en tiempo real cuándo es necesario reponer un determinado artículo.
  • La lectura se puede realizar sin el contacto ni la visualización directa del lector hacia el chip RFID.
  • Las etiquetas RFID permiten conocer cuándo ha sido sustraído algún producto, así como dónde está ubicado.

Un equipo cualificado

A pesar de la importancia de la tecnología, en Francisco Pérez Armazones tenemos claro que el equipo humano es, sin duda, el factor más importante en nuestra producción. Son personas muy cualificadas y comprometidas con la empresa, que combinan la experiencia de muchos años en el sector del esqueletaje con nuevas incorporaciones que van sumando innovación y creatividad.

Ningun comentario disponible