loading
0

Decoración al estilo inglés: conoce las claves

Cuando nos proponemos decorar nuestro hogar, existen múltiples ideas de estilos que nos pueden ayudar a definir nuestros propios propósitos. Debemos tener en cuenta que, el máximo objetivo de la decoración, es que nosotros nos sintamos a gusto en el espacio donde estamos. Todo vale en el momento que llegamos a casa y el hogar se convierte en el refugio donde queremos estar, sin producirnos malestar. Por eso, la decoración es un campo amplio en el que se recogen infinitas posibilidades y siempre contando con la más importante: la de la creatividad de cada uno.

Entre todas las opciones, se encuentra un estilo muy común, pero con ciertas particularidades, como es la decoración de estilo inglés.

¿Qué es la decoración de estilo inglés?

Hay muchas maneras de denominar a este estilo, seguramente habrás leído o escuchado términos como estilo British o decoración inglesa, pero siempre se hace referencia a un mismo punto en común: es aquella decoración que destaca en las Islas Británicas y se diferencia por una tendencia sobria, algo clásica y con colores muy específicos que representan a la bandera británica.

¿Qué diferencia a la decoración inglesa de las demás?

Si por algo destaca este tipo de decoración es por su carácter sobrio y elegante. Para sus elementos, se emplean aquellos que están unidos a una percepción de naturaleza o que pueden llegar a formar parte de ella, como la madera o el cuero. Los colores también pertenecen a esta gama, siendo neutros y con tonalidades como el marrón, el gris o los blancos. Se obvian los considerados más llamativos o chillones.

Conoce las claves del estilo inglés

  • La madera es un material básico a utilizar, sobre todo la de caoba.
  • El cuero no puede faltar por la distinción que proporciona al ambiente.
  • Es muy común encontrar papel pintado en las paredes de las habitaciones que siguen una decoración inglesa. Estos papeles suelen ser de estampados elegantes o de colores pastel.
  • La decoración de las paredes también sigue la línea de la elegancia. Cuadros enmarcados o pequeños tapices son los elementos decorativos más habituales.
  • El tejido de un interior inglés se decanta, por lo general, por el algodón. Para las cortinas se decantan por este material, mientras que para los cojines o la tapicería de las sillas también puedes optar por el terciopelo.
  • Un último punto a tener es cuenta es la iluminación, un aspecto muy especial. En este tipo de decoración, la luz llega de forma indirecta y desde pequeños puntos. Es por esto que es común encontrar abundantes focos de luz artificial, lámparas de mesa o de araña.

Ahora que ya sabes cómo decorar un espacio al estilo inglés, esperamos que le saques provecho. Si no es tu estilo, no te preocupes. En próximos artículos te presentaremos más para que encuentres el que más se adapte a tu gusto.

Ningun comentario disponible